lunes, 9 de enero de 2017

Desde los archivos: "Sabedlo bien" (Ezequiel 36:32)

Queremos iniciar un año más de publicaciones recordando unas reflexiones publicadas en el blog anterior de la iglesia. Estaremos alternando estas publicaciones con la serie actual "La era de los reformadores". Esperamos que este año sea un año de bendición para todos nuestros lectores, y que podamos seguir sirviendoles por medio de los materiales que aquí se publican.

Sabedlo bien (Ezequiel 36:32)
Escrito por Eliseo Martínez. 

 "Y quiero que sepan que esto no lo hago por consideración a ustedes. Lo afirma el Señor. ¡Oh, pueblo de Israel, sientan vergüenza y confusión por su conducta!" Ezequiel 36:32
 
1. Dios es enfático diciéndole a su pueblo sabedlo bien. ¿Qué quiere el Señor que Israel sepa bien? Que él restaurara completamente a Israel, no porque Israel lo merezca, sino por su santo nombre que ha sido profanado por el pueblo.

2. Moisés cuando intercedía por Israel, le decía, ¿qué van a decir los egipcios de ti? Dios se preocupa por su buen nombre, nosotros deberíamos de hacerlo. En el Nuevo Testamento encontramos instrucciones, de cuidar la conducta, el estilo de vida, para que la palabra de Dios no sea blasfemada (Tito 2:5).

3. La restauración que Jehová está prometiendo es una restauración holística. No sólo es un regreso físico del pueblo a disfrutar de su tierra, sino que es una restauración espiritual, Dios les promete un corazón nuevo y un espíritu nuevo. En palabras Neo Testamentarias, una nueva creación, un nuevo nacimiento; el cual es una necesidad.
 

4. Juan tres nos narra un diálogo entre Cristo y el rabino Nicodemo. En este diálogo Jesús dice que es necesario nacer de nuevo, para ver y entrar al reino de Dios. Este nuevo nacimiento es la regeneración.  Regeneración es una nueva creación; nueva criatura somos los que estamos en Cristo Jesús, 2 Corintios 5:17.

5. En Ezequiel, Dios promete poner dentro de su pueblo, su Espíritu, el cual hará posible que los preceptos divinos enmarquen la vida del pueblo. El hombre sin la dirección del Espíritu de Dios (Espíritu Santo), no puede obedecer, aunque quiera. Es Dios mismo él que se encarga de que vivamos de acuerdo a su palabra.

6. Al pueblo Dios le promete prosperidad espiritual y física 36:29. Apartado de las inmundicias, viviendo en Santidad, se le asegura abundancia de la comida, y que jamás volverá a tener hambre. Dios se preocupa no sólo por el corazón, la mente, el alma y el espíritu del hombre, Dios se preocupa por el cuerpo también. De ahí que él Antiguo Testamento legisla el cuidado que se debe tener con el extranjero, con el huérfano y la viuda.

7. Dios restaura al hombre alejado de él a causa del pecado y la rebelión, por amor así mismo. Es otra forma de decir para su gloria. Pablo enseña que debemos hacernos el propósito de que todo lo que hagamos sea para su gloria.

1 comentario: